La provincia de Buenos Aires sostiene cuatro meses de atraso del pago de los subsidios que les corresponden a la bibliotecas populares que dependen de la órbita de la Secretaría de Cultura y Educación provincial. Dicho subsidio que existe por la ley 14.777, es el que les paga además, el sueldo a los bibliotecarios.

Silvana Palazzi, trabajadora de la biblioteca popular Bernardo de Monteagudo, dijo que las respuestas en la dirección de bibliotecas, que se encarga de que los subsidios lleguen en tiempo y forma son “esporádicas e inciertas”, y advierte: “Los clubes, que contienen las bibliotecas, funcionan brindando talleres y fomentando educación, están en jaque.”

Palazzi, destaca que en las bibliotecas hay mucha gente que colabora y trabaja ad honorem para que los servicios que se brindan en cada una funcionen adecuadamente: préstamos de libros, de material de estudios; además de las actividades físicas que pueden realizarse en un club. “La gente se congrega a recrearse y a leer algo, en el marco de una cuota muy económica”, explicó la bibliotecaria.

Los bibliotecarios afectados, no descartan la posibilidad de hacer una movilización hacia 7 y 47 donde funciona la Dirección General de Cultura y Educación, como lo hicieron hace dos años, cuando pasaron por esta misma situación, “es lamentable que se repita”, señaló Palazzi quien además, relató que cuando Cambiemos llegó al gobierno tenían miedo de que las bibliotecas “dejaran de existir”, y aunque eso no pasó, el interés hacia las bibliotecas populares es nulo.

“Se tiene que empezar a gestionar otro tipo de propuestas, como genera políticas, becas u otro tipo de recursos”, reflexionó al respecto Palazzi, y finalizó: “Para el barrio donde está insertada, la biblioteca es muy útil porque hay chicos que van a escaparse de su realidad y a recrearse”.